Challenging Injustice, Advancing Human Rights

← News & Stories

“La luz de la esperanza”: una reflexión de FM4 Paso Libre, socio de la UUSC, un año después del confinamiento de COVID-19 (Parte 2)

FM4 Paso Libre, socio de la UUSC con sede en el occidente de México, compartió con la UUSC recientemente sus reflexiones sobre cómo el albergue se ha estado recuperando durante la pandemia de COVID-19.

By Lindsey Hoemann on April 15, 2021

Read this story in English

Esta es la última entrega de la serie. La primera parte está aquí.

FM4 Paso Libre, socio de la UUSC con sede en el occidente de México, compartió con la UUSC recientemente sus reflexiones sobre cómo el albergue se ha estado recuperando durante la pandemia de COVID-19. Esta entrevista nos dio la oportunidad para reflexionar sobre el confinamiento del último año, cómo sus servicios se han adaptado y cómo el albergue sigue realizando su labor debido a la continua demanda por su asistencia.

UUSC: 3) Las autoridades locales y nacionales con las que ustedes tienen contacto, ¿proporcionaban algún tipo de apoyo antes de la pandemia? 

¿Cómo describirían la respuesta de estas autoridades a lo largo de esta crisis? 

¿Qué tipos de reglamentos, restricciones u otras reglas se han implementado por parte de las autoridades en respuesta a la pandemia? 

¿Cómo han afectado estas restricciones a la población que atiende FM4 y sus actividades diarias?

FM4 Paso Libre: En términos generales fue poco el apoyo de las autoridades mexicanas ante la pandemia. En el orden federal fue nulo. En el orden estatal, al inicio la Secretaría de Salud Jalisco, les apoyó para realizarles algunas pruebas para detectar COVID-19. Sin embargo, conforme la pandemia avanzó, el contacto con la SSJ disminuyó ya que su servicio fue rebasado por la demanda. Finalmente, la autoridad que más ayudó durante la contingencia fueron los municipios de Zapopan y Guadalajara. El primero de ellos, les proporcionó 170 despensas para que fueran repartidas a las familias de personas migrantes y refugiadas que atienden. Mientras que el segundo municipio, se concretaron acciones de mejoras en la colonia donde se encuentra el albergue y con ello se mejoró el entorno social, a través de las labores de limpieza de vías, poda de arbolado y mejoramiento urbano con luminarias.

4)    ¿Cómo describirían la calidad de servicios de salud pública (física, psicológica) en estos meses y las posibilidades de acceder a esos servicios? 

En caso de ser insuficientes o inaccesibles, ¿cómo han podido responder a las necesidades de salud de las personas residentes y colaboradoras?

En términos generales la calidad de los servicios de salud pública, se precarizó a partir de la pandemia de COVID-19. Ya que todas las instituciones públicas se volcaron (hasta la fecha aún lo hacen) a la atención a la pandemia. Varios de los hospitales públicos sufrieron una reconversión hospitalaria, lo que significó que su atención de segundo y tercer nivel, concerniente a las especialidades médicas se pausaran, a menos que fuera urgente o que la vida estuviese en riesgo.

5)    ¿Cuáles son los cambios o adaptaciones que ha hecho FM4 en sus actividades y procesos en respuesta a esta situación? 

¿Han hecho cambios o adaptaciones más permanentes en el espacio físico de la casa?

¿Ustedes creen que estos cambios serán, de alguna forma, permanentes?

Nosotros modificamos los espacios donde se brinda la atención humanitaria. En particular, señalamos que a partir de la donación de UUSC, se pudo adecuar la cochera al incorporarle una malla sombra a ese espacio. Esto con la finalidad de atender a las personas en situación de movilidad, manteniendo la ventilación y la sana distancia. Estos cambios que hicimos continuaran al menos hasta que el semáforo del gobierno federal se torne verde.

6)    De lo que conocen de otros albergues, casas, y organizaciones que apoyan a personas en movilidad, ¿se encuentran en situaciones parecidas?

Para organizaciones de apoyo a personas migrantes, ¿creen ustedes que esto cambiará de forma significativa sus formas de operar?  ¿O ven que en algún momento en el futuro se pueda regresar a lo que se podría llamar “normal”?

Vemos similitudes en cuanto a la gestión de la pandemia de COVID-19 con otros espacios de ayuda humanitaria dentro del Área Metropolitana de Guadalajara. Sus espacios tuvieron que acondicionarse, y reducir su capacidad a la mitad, a fin de evitar conglomeraciones.

7)    Ahora que nos estamos acercando a un año de pandemia, encierro, y crisis, ¿cómo están las personas en la casa – tanto residentes como voluntarias y colaboradoras?  ¿Cómo se están sintiendo?  ¿Cómo han podido (o no) adaptar a lo largo de este ultimo año?

En este punto, manifestó que el voluntariado disminuyo casi en 60% esto es entendible ya que la mayoría de las personas voluntarias prefiere resguardarse en casa. Respecto al Estado anímico de voluntarios y colaboradores, algunos de ellos manifiestan estrés e incertidumbre por la situación que vivimos, ya que algunos han sufrido la perdida de algún(os) familiares o personas cercanas, aunado al distanciamiento social que se debe tener, eso incrementa la soledad que algunos sienten

8)    ¿Cuáles son los retos que ven ustedes para este año que va comenzando?  ¿Cuáles son sus esperanzas?

Un reto fundamental es mantener abierto el espacio de ayuda humanitaria. Otro reto es diversificar el origen de los recursos, ya que algunos proyectos con organización intergubernamentales fueron disminuidos, y con ello la capacidad de operación se vio comprometida, ya que existe una fuerte dependencia en la ONG hacia el recurso que estas OIG aportan.

Las esperanzas que encontramos es que aún y en estas situación de crisis humanitaria que se vive en el Sistema Mundo y en particular en México, existen organizaciones y personas con las cuales puede construir puentes en favor de las personas en movilidad humana

9)    ¿Tienen algunas reflexiones sobre este “año de crisis”, y qué ha significado para ustedes en FM4 y para personas en movilidad en general? 

Las y los residentes de la casa, ¿han ofrecido o compartido otras reflexiones desde su contexto o el de sus familias?

Una de las reflexiones que nos dejó este año de crisis, fue la importancia de replantear su modelo de atención, y con ello seguir brindando ayuda humanitaria con los bemoles que esto representa. La segunda reflexión tiene que ver con la importancia que significa un espacio de ayuda humanitaria en medio de la contingencia. Para muchas personas en movilidad humana que quedaron varadas en medio de la contingencia encontrar un espacio de ayuda humanitaria significó un oasis entre la incertidumbre. Además, algunas otras personas migrantes y refugiadas que Vivian en  el AMG y fueron despedidos de sus empleos, vieron en FM4 PAso Libre un espacio de escucha, donde fueron acompañados en sus necesidades.

10) ¿Algún otro comentario que quisieran añadir?

Queremos decir que es importante mantener la luz de la esperanza en medio de tanta incertidumbre.

[1] https://www.jalisco.gob.mx/es/prensa/noticias/102580

Foto: Luis Enrique González / FM4 Paso Libre

Read This Next